Destitución YA a Petrona Martínez! Juzgado 5 MATANZA

phototext_636300879596112950El día 11 de mayo, la jueza Petrona Martínez del Juzgado Número 5 de Matanza, ordenó que el hijo de Valeria Saenz sea retirado violentamente de la institución escolar a la que concurría por medio de la fuerza pública.  Tras varios años de amenazas a Valeria con revincular a su hijo con el progenitor violento y después de decenas de informes y pericias de profesionales que se oponían a esta revinculación, tomó la decisión de cumplir con su mandato patriarcal haciendo uso de los aparatos represivos del estado.  Como consecuencia de esta medida violenta, el menor fue hospitalizado de urgencia en el Hospital Italiano.  Exigimos la restitución del menor a su mamá y la destitución inmediata de la jueza responsable del juzgado N 5 de Matanza, Petrona Martínez.

http://www.el1digital.com.ar/articulo/view/65734/sufre-violencia-de-genero-pero-la-justicia-le-quito-la-tenencia-de-su-hijo-y-lo-envio-con-la-familia-del-padre-golpeador

POLICÍA FEMICIDA: San Miguel y General Rodríguez (Buenos Aires).

C__Data_Users_DefApps_AppData_INTERNETEXPLORER_Temp_Saved Images_pacos-detienem-a-mechona-que-pedia-dinero-en-santiago
DEFENSORÍAS DE GÉNERO
En el transcurso de una semana, se nos presentaron dos situaciones de características exactas en dos distritos de la provincia de Buenos Aires: la localidad de General Rodríguez y el partido de San Miguel.

En ambos casos un familiar directo de la mujer víctima, se comunicó con las Defensorías de género luego de haber denunciado privación de la libertad, enunciando que las mujeres se encontraban encerradas por sus parejas.

Ambas denuncias dieron inicio a dos dispositivos que tuvieron el objetivo de garantizar una salida rápida para los niños y las mujeres que bajo amenazas de muerte y golpizas reiteradas, corrían serio riesgo de ser dañados en la aparentemente sagrada privacidad de sus viviendas.

Como Defensorías procedimos a dar intervención a las comisarías más cercanas: Comisaría de la mujer y la familia de Las Malvinas (G. Rodríguez) y Comisaría de la mujer de San Miguel, que irrumpieron en ambos casos para entorpecer el proceso de denuncia por parte de la víctima sometiéndola a una línea continuada de violencia en el camino que separa la vivienda de las delegaciones.

Las víctimas amenazadas por sus parejas dentro de la propiedad, fueron luego violentadas en la patrulla, para terminar con un proceso de rotunda negación de todo lo sucedido una vez presentes en las inmediaciones de las comisarías. La policía administró a su placer la culpabilización y ridiculización de las mujeres por generar un “operativo exagerado” para lo que el hecho ameritaba.

¿Cuál fue el resultado?

Dos mujeres víctimas que habiendo exteriorizado sus padecimientos a familiares cercanos en un grito que imploraba ayuda, llegan a un sitio de supuesta protección para ser apedreadas con palabras estrategicamente usadas por miembros de una fuerza que se forma para la intimidación. Fuerza que defiende el accionar del agresor privado y neutraliza a toda la familia por medio de la coacción pública.

En ambas situaciones las Defensorías fuimos oficialmente denunciadas por las propias víctimas, y en uno de los dos casos bastó con que nos retirásemos de la oficina para que la víctima nos relatara el calvario y nos pidiera innecesarias disculpas por lo que la empujaron a decir.

Los niños regresaron al hogar junto a los agresores sin mediar intervención de ningún servicio de protección.

Las mujeres regresaron a sus hogares en la misma condición que el 90% de aquellas que se animan a denunciar: desnudas ante la violencia del hombre con el que conviven, con el miedo suficiente para sabotear fuertemente todo lo avanzado y completamente seguras de que no deben confiar en ningún tercero.

Afirmamos que fue la ley la que otorgó esta impunidad a la policía y al resto de las instituciones estatales. Frente al bloqueo de los mecanismos para acceder a la justicia, la salida más pronta y legítima es la acción directa.

Si no hay justicia, hay escrache.

Reincorporación YA! A nuestra compañera Fernanda Ludueña.

Fernanda Ludueña fue desvinculada de su puesto de trabajo en una burda operación que intentó jalonar el enorme trabajo que viene encabezando a diario con las Defensorías de Género.
Trabajadora precarizada del municipio de Pilar, luego de cinco años de labor intachable en niñez y género, ejemplo de mujer que trabaja desde la lucha contra la opresión de la mujer y contra el hambre.
La persecución que antecedió a la agarrotada decisión de expulsarla y la justificación que recibió como respuesta trasluce sin pormenores la crisis de gobernabilidad en la que se encuentra sumergido el jefe de turno Nicolás Ducoté.
Impávido ante su propia inacción, que en los últimos días volvió a llevarse una de nosotras con un escopetazo en la cabeza, este intendente gira en círculos sobre sus propios desaciertos. Utilizando como carne de cañón algunos brazos femeninos como Luciana Ruiz y Magalí Alvarez, que no hacen otra cosa que vitalizar y legitimar este regimen patriarcal.
Mujeres disociando a mujeres, otro intento de triunfo del patriarcado de Ducoté que enarbola la bandera del “Ni una menos” en descarada utilización política.
Desde Defensorías aseguramos que si la tocan a Fernanda nos tocan a todas. Es por eso que exigimos la inmediata reincorporación a las funciones que hasta ayer cumplió nuestra compañera de lucha y la urgente revisión de su expediente de trabajo en el que se particulariza como causal de despido su identificación como militante de las Defensorías.

Si no hay justicia, habrá escrache.
SI TOCAN A UNA, RESPONDEMOS TODAS.
DEFENSORÍAS DE GÉNERO.

PARO NACIONAL DE MUJERES

gMK_000000.jpeg

El 19 de octubre PARAMOS.
Por nosotras, por las otras, por lx hijxs de esas otras, y por todas esas violentas que no pudieron organizarse para prender fuego una catedral porque el fuego de un femicida se las llevó primero a ellas; porque la estaca de un femicida las empaló primero a ellas; porque la bala de un femicida las atravesó primero a ellas.
La represión del patriarcado rosarino el último fin de semana nos dejó una sola enseñanza: LA JUSTICIA SOMOS NOSOTRAS. No vamos a pedirle permiso ni al estado represor, ni a la policía asesina, ni a la justicia machista. Si hay rutas por allanar, aquí estamos las mujeres para garantizarlo.
Que sea PARO y que sea AUTODEFENSA.

 

Exigimos justicia para Débora Rojas

nicolas-grati

Hacemos público el caso de Débora Rojas, compañera de lucha, quien fue víctima de violencia de género (en todas sus formas) de parte de Nicolás Grati, quién fue su pareja, durante varios años. El último y más grave episodio sucedió en diciembre del 2015.
El violento es docente y frecuenta el ambiente militante desde hace años en el partido de Merlo. El hecho de formar parte de proyectos de comunicación (programa de radio) y educativos, le ha permitido ganarse un espacio y manejarse impunemente por donde quiera, a pesar de tener una denuncia de violencia de género, un desvinculamiento en la organización cooperativa Amalgama de trabajadorxs socio/culturales, y una causa de violencia institucional en una escuela que llevó a que lo separen de su cargo en el 2013.

Hace poco la compañera fue notificada de que este viernes 30 de septiembre, el Sr. Nicolás Grati tenía programado dar una charla en el Instituto de Formación Docente N° 29, lugar donde Débora estudia. Haciendo uso de su capacidad persuasiva para continuar ejerciendo violencia ha intentado romper, de esta forma, la restricción perimetral otorgada por el Juez. Dicha restricción claramente no le permitiría acercarse a su domicilio, trabajo y lugares de esparcimiento, específicamente prohibiéndole el acceso a los establecimientos donde la victima desarrolla sus actividades. El personaje en cuestión ha sido notificado personalmente de la prohibición de acercamiento, a la que parece hacer caso omiso, ya que pensaba violarla.

Débora ha tenido que dejar todo este tiempo de ocupar los espacios que antes ocupaba porque el violento con sus calumnias y poder la relegó. Queremos que la compañera siga habitando los lugares donde antes circulaba, sin miedo a ser señalada y sin que nadie emita comentarios y opiniones que burlen a la víctima.

Firmas Adhesiones:
Defensorías de género, Mumalá Merlo, Todos los 25 hasta que se vaya Monsanto, Julián Galeano (TL25), Tamara Borello (TL25), Cooperativa William Morris, Cristina Martin, Bachillerato Popular “El Ceibo”, Katharsys Murga, Bárbara Nuñez(TL25), Melina Blanco, Mujeres Socialistas para la Victoria Merlo, Las Manuelas Frente de mujeres Socialistas para la Victoria Morón, Radio Manicomio (FM la tribu), Alejo Otaño (R.M), Natalia Bernade, Red de Mujeres Moreno, Juntas y a la Izquierda, Silvina Reguera (Asamblea Andalgalá), Emancipacion Sur Corriente nacional, Martin Araoz (E.S), Secretaria de Género de la Pcia Bs.As Emancipación Sur, Infancia Robada Esteban Echeverría, Leonardo Anibal Duré, Mariana Mercedes Cottone, Jorgelina Araceli Mendez, Promotora en Derechos Humanos (UNESCO), Matanza viva, SICSAL (Servicio internacional cristiano de solidaridad con américa latina), Cronopios del Sur (Marcelo Bravo), Emancipación sur pergamino (Andrés silva, hermano de una víctima de femicidio), Laura Quispe.

ESCRACHE AL VIOLENTO BRIAN BELOZO

14079694_10211038069014110_8609019264150755195_n.jpg

Hoy nos movilizamos por Noelia Cabrera, ella viene denunciando que fue agredida por su ex pareja Brian Belozo que no le tembló el pulso en pegarle inclusive estando embarazada de su hijo.
No contento con esto siguió amenazandola no solo a ella sino a su hijita de dos años.
Ha violado la perimetral una y otra vez.
Las Ufis desentralizadas de Malvinas 18 y 25 no reponden con hechos concretos y Noelia sigue en peligro.
Por la falta de respuesta Municipal, Judicial y política hoy nos movilizamos!!!
Si no hay justicia hay escrache!!!